Noticias del Ecosistema

Estampida de unicornios en Brasil: el rol de los Parques Tecnológicos

Autor: Parque de Innovación

Por Gonzalo Dalmasso, Líder de Proyectos en UPE Parque de Innovación

Durante las décadas del ’90 y ‘2000, la Argentina lideró la creación de nuevas empresas de base tecnológica en la región. De allí surgieron los 4 unicornios locales -sobre un total de entonces 8 latinoamericanos- que hemos destacado con orgullo y persistencia durante los últimos años, grupo al que se sumó recientemente Auth0.

Pero la mirada al nuevo contexto regional nos hace un llamado de atención sobre la dinámica de los nuevos emprendimientos y el direccionamiento de los flujos de capital: en 2018-2019, Brasil cosechó 12 nuevos unicornios, para alcanzar una suma de 14 sobre los 22 existentes en Latinoamérica. De hecho, en 2019, Brasil fue el tercer país del mundo que más unicornios vio nacer luego de Estados Unidos y China.

Los flujos de inversión de capital emprendedor hacia Brasil, dominados por fondos de origen extranjero, se han multiplicado en los últimos años: en 2019 alcanzaron unos USD 2.300 millones, duplicando al año anterior y sextuplicando los valores (también record) de Argentina. En el último quinquenio, de cada 10 dólares invertidos en Latam, 7 se dirigieron a startups brasileñas[1].

[Best_Wordpress_Gallery id=”13″ gal_title=”1″]

[Best_Wordpress_Gallery id=”14″ gal_title=”2″]

Estos resultados no son producto de un viraje en las políticas de los últimos años sino que, al contrario, constituyen la maduración de una larga y constante trayectoria de políticas públicas nacionales y estaduales, así como de los esfuerzos, aprendizajes y acción colaborativa de múltiples instituciones de Brasil. Entre éstas, los Parques Científico Tecnológicos (PCT), así como otros ambientes de innovación y mecanismos de promoción como incubadoras y aceleradoras, han tenido un rol protagónico para impulsar esta dinámica.

Desde principios del ‘2000, se ha dado en Brasil una proliferación de nuevos Parques e Incubadoras, en su mayoría impulsados por Universidades públicas y privadas. Ello se debió en parte a los fondos e instrumentos de apoyo que impulsaron la creación de los Parques.

A partir de la privatización de las empresas públicas en la década del ‘90, se crearon los llamados Fondos Sectoriales que determinaron que los actores de diferentes segmentos, tales como tecnología de la información, energía, salud, petróleo y biotecnología, tendrían que invertir en proyectos de Investigación y Desarrollo con universidades[2].

Esta iniciativa –así como el accionar de agencias federales como FINEP y CNPq- estimuló a que el sector empresarial, junto con las agencias gubernamentales y las instituciones de enseñanza e investigación comenzaran a estructurar proyectos de investigación y programas cooperativos. De allí emergieron iniciativas como los Parques Tecnológicos, las Incubadoras de Empresas y las Oficinas de Transferencia Tecnológica[3].

Paralelamente, la Ley de Informática (de 1991, modificada en 2020) generó fuertes incentivos fiscales para que las empresas TICs realizaran inversiones en I+D en Brasil, lo que facilitó en muchos Parques la radicación de Centros de Innovación y Capacitación por parte de grandes empresas multinacionales, que operaron como “anclas” para la atracción de nuevos actores.

Pero sin detrimento de este impulso nacional, hoy el mayor financiamiento de estas iniciativas proviene de niveles subnacionales: el 42% de los recursos son aportados por gobiernos estaduales o municipales, contra 21% de fondos federales y 37% de capitales privados (incluyendo universidades privadas).

En el año 2000, Brasil contaba con apenas 10 Parques Tecnológicos. Actualmente, son 43 los parques en operación, más otros 60 en fase de implantación y proyecto, aunque hay unos 10 parques de relevancia destacada. Adicionalmente, operan en Brasil unas 360 incubadoras de empresas y 57 aceleradoras[4].

Estos Parques e Incubadoras están generando un fuerte impacto en términos de creación de ecosistemas, con más talentos, nuevas empresas, actividad económica y empleos en Brasil. Las empresas e institutos de investigación actualmente radicados en PCT generan alrededor de 40.000 empleos, en su mayoría de alta calificación y remuneración. Asimismo, las startups que han transitado por estos procesos de incubación facturan anualmente más de 5.000 millones de USD y crearon unos 70.000 nuevos empleos[5].

[Best_Wordpress_Gallery id=”15″ gal_title=”3″]

São Paulo, tradicionalmente una ciudad de marcado perfil industrial, ha ido escalando posiciones entre los ecosistemas de innovación más relevantes de América Latina: tanto el StartupBlink Cities Global Ranking of Startup Ecosystem como el 2thinknow Innovation Cities Index la ubican como el ecosistema líder en la región -por encima de Buenos Aires y Santiago-. Más allá de las metodologías siempre discutibles de este tipo de rankings, lo cierto es que acaban incidiendo a la hora de atraer grandes empresas tecnológicas e inversores internacionales.

Los fundadores de Nubank, Gympass, iFood y 99, por ejemplo, estudiaron en la Universidad de São Paulo, y varios de ellos conocieron a sus socios allí. La USP ha incubado a más de 230 startups en sus dos parques tecnológicos, de los cuales la mitad de sus fundadores se formaron en dicha casa de estudios[6].

En las cercanías de São Paulo, la Ciudad de Campinas ha generado un ambiente de innovación desarrollado integrado por 3 universidades públicas –destacadamente la UNICAMP- y 19 privadas, cinco Parques Tecnológicos, más de dos mil empresas del sector TIC, 19 centros de investigación, 39 espacios de co-working y una aceleradora municipal de emprendimientos tecnológicos. La facturación de las empresas spin-off de la Unicamp alcanzó US$ 1.300 millones en 2018, según datos de la propia Universidad[7].

En este ambiente se han desarrollado y mantienen sus centros de operaciones 3 empresas tecnológicas destacadas: el unicornio iFood, líder en el negocio de delivery de comidas en América Latina y adquirida por el mismo grupo que PedidosYa!; Griaule Biometrics, fundada e incubada en Unicamp, hoy es proveedora de soluciones de identificación biométrica para el Departamento de Defensa en Estados Unidos; y CI&T, una compañía “filha de Unicamp” de soluciones digitales para ciudades y empresas, cuenta con más de 2.500 empleados y oficinas en Estados Unidos, China y Japón[8].

Pero el desarrollo de Parques y otros ambientes de innovación no se limita al Estado de São Paulo. En el resto de la Región Sudeste, Río de Janeiro (en torno a la Universidad Federal) y Belo Horizonte cuentan con PCT de intensa actividad. En el Sur, en Porto Alegre, las 3 universidades de la ciudad que operan como PCT se han aliado para colaborar y complementarse, con apoyo del gobierno local[9]. Asimismo, si bien 3 de cada 4 Parques se localizan en las regiones mencionadas arriba, los Parques también están resultando una herramienta útil para impulsar un salto cualitativo en la economía del nordeste del país. En Porto Digital (Recife), las 300 empresas digitales impactadas generan hoy 9.000 empleos y pronostican llegar a 20.000 en los próximos 5 años, al duplicarse el tamaño del Parque[10].

En conclusión, queda claro que Brasil se ha posicionado como el líder regional en el desarrollo de ecosistemas y emprendimientos basados en innovación, constituyéndose en el principal polo de atracción de capitales. En este sentido, los hacedores de políticas y los gestores de Parques en particular podemos aprender de la experiencia brasileña.

Es por ello que desde el Parque de Innovación de la Ciudad de Buenos Aires, colaboramos e intercambiamos perspectivas y experiencias con distintos Parques de Brasil y de toda la región, con una mirada de “co-ompetencia” entre los ecosistemas latinoamericanos. Es decir, si bien aparecen determinados espacios donde acabaremos compitiendo por captación de inversiones, es evidente que existe una enorme masa de capital emprendedor explorando proyectos en la región –que hoy no supera el 1% del total global- y amplio margen para el crecimiento de Latinoamérica como un todo si logramos fortalecer nuestros ecosistemas y nuestra cultura emprendedora.

[1] Crunchbase News (2019) en base a LAVCA y Distrito Dataminer (2020); “Inside Venture Capital Brasil”.

[2] TECNOPUC (2019); Pessoas, criatividade e Inovação.

[3] MCTIC e Anprotec (2019); “Mapeamento dos Mecanismos de Geração de Empreendimentos Inovadores no Brasil”.

[4] ANPROTEC (2020); Información del sitio web. Recuperado de https://anprotec.org.br/site/sobre/

[5] Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones  de Brasil (2019); “Indicadores de Parques Tecnológicos. Fase 2”.   (*) Datos de 2017, publicados en 2019.

[6] Jornal da USP (2019); “Emprendedorismo na Universidade”, 03/05.

[7] BID (2019); “Campinas, un hub de innovación en busca de maximizar su potencial”, 21/10.

[8] Ídem.

[9] Prefeitura de Porto Alegre (2019); “Pacto Alegre dá início aos projetos para transformar a Capital”, 26/07.

[10] Folha da Pernambuco (2019); “Porto Digital quer 20 mil pessoas trabalhando nas suas empresas”, 27/02.

Emprendedorismo Novedades