Noticias del Ecosistema

El impacto de la pandemia en las startups, rubro por rubro

Autor: Parque de Innovación

Índice

1. La digitalización del comercio y la banca: años de adopción, en días

2. Los hits de la cuarentena. ¿Y después?

3. Los rubros más castigados, con un duro desafío por delante

 

Una coyuntura compleja para los emprendedores

La crisis ocasionada por el COVID-19 y el confinamiento ha generado un fuerte impacto en el ecosistema emprendedor, sumando incertidumbre a una actividad ya de por sí riesgosa.

En los últimos meses, distintos estudios han dado cuenta de ello, relevando la situación económica y financiera de las startups y su reacción ante la crisis.

Un relevamiento de la aceleradora de Telefónica Wayra (abr/20) entre 200 startups de 10 países -entre ellos Argentina- indicaba que 3 de cada 4 startups están siendo negativamente afectadas por la pandemia y el confinamiento. Las principales dificultades pasan por el descenso de la actividad comercial y la pérdida de clientes, la tensión en la cadena de pagos y las dificultades para acceder al financiamiento. Frente a ello, las startups se ponen en “modo supervivencia” y apuntan a conservar la liquidez: reducen costos operativos, frenan inversiones en marketing, aplican estrategias agresivas de retención de clientes y buscan de alternativas de financiamiento. Los fondos de capital emprendedor, en tanto, apuntan a apoyar a las empresas de su portafolio y moderan las nuevas inversiones.

Por otro lado, el BID y Prodem/UNGS (may/20) llevaron a cabo una encuesta a 2.660 startups y empresas jóvenes e instituciones del ecosistema (incubadoras y aceleradoras, espacios de coworking y agencias públicas de apoyo a la innovación) de todo Latinoamérica. Hallaron que 8 de cada 10 emprendimientos están siendo fuertemente afectados por esta crisis.

De acuerdo al estudio, los emprendimientos en etapas más incipientes están resultando particularmente vulnerables. La mitad de quienes aún no habían puesto en marcha su emprendimiento interrumpieron el proceso, mientras que un 53% de los que ya vendían, dejaron de hacerlo. A nivel sectorial, los emprendimientos del sector tecnológico y las empresas jóvenes que más habían logrado crecer en los años anteriores, estarían sufriendo un poco menos la crisis.

En síntesis, éste es sin duda un momento en que se pone a prueba al extremo la capacidad de resiliencia de las startups y sus emprendedores. Pero para aquéllas que logren sobrevivir a la tempestad, se espera que emerjan nuevas oportunidades en la industria tecnológica, sostenidas en la masiva ampliación de la base de usuarios digitales y en la aceleración de determinados procesos de innovación en el sector productivo.

La industria tecnológica saldrá de la crisis fortalecida

La evolución del índice tecnológico Nasdaq refleja la expectativa de que, superado el impacto inicial del histórico shock, existe optimismo sobre la evolución de la industria tecnológica a corto, mediano y largo plazo. El índice tocó la semana pasada un nuevo record histórico, si bien mantiene una altísima volatilidad ante las novedades económicas y sanitarias.

Esta dinámica tendrá ganadores y perdedores entre sus verticales, espacios de oportunidad y empresas que no lograrán sobrevivir a la crisis.

[Best_Wordpress_Gallery id=”58″ gal_title=”Impacto covid1″]

El Marco de Análisis 

El gráfico a continuación pretende reflejar nuestro entendimiento acerca de cómo se están viendo afectados los distintos verticales de la industria, tanto a nivel coyuntural –a raíz de la freno económico ocasionado por las medidas de confinamiento para frenar la pandemia- como estructural, con un horizonte hacia los próximos 2 años vista.

El tamaño de las burbujas representa la relevancia de cada rubro en el ecosistema, medida orientativamente a  partir de la cantidad de startups con base en Argentina que operan en cada uno de ellos, registrados en la base de datos de CrunchBase. Cabe aclarar que una misma empresa puede estar contabilizada en más de un vertical, si tuviera participación en sendas actividades.

El posicionamiento de burbujas es una apreciación interpretativa y orientativa, simplemente a modo de un marco de análisis. Ello sin detrimento de las realidades particulares que puedan estar atravesando las distintas empresas o nichos específicos en cada sector.

[Best_Wordpress_Gallery id=”66″ gal_title=”Impacto covid2″]

En esta serie de notas en 3 entregas, analizaremos la situación y perspectivas de distintos verticales o segmentos de negocios que sostienen el esquema de arriba, con una visión tanto al contexto global como a la realidad local.

Provistas de numerosos vínculos a informes estadísticos, notas de prensa, entrevistas a actores y artículos de opinión, el objetivo de las notas no es aportar evaluaciones profundas ni respuestas absolutas, sino plantear un marco de análisis y acercarte referencias para que puedas seguir indagando sobre la situación de la industria tecnológica y el ecosistema emprendedor en el marco (y luego del) COVID, analizando los riesgos e identificando las nuevas oportunidades que se abren.

 

1. La digitalización del comercio y la banca: años de adopción, en días

E-Commerce y Marketplaces

La adopción del comercio electrónico durante la pandemia avanzó en 2 meses lo que hubiera llevado 3 años.

Según reporta la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, las órdenes de compra y la facturación se vienen acelerando: habían crecido 74% en el 1er trimestre, lo hicieron en otro 84% (71% en unidades) en abril frente al Q1 y se aceleraron a +111% desde que fueron autorizados los rubros no esenciales. Hubo también más intensidad de navegación en las plataformas de e-commerce.

Los rubros que más crecieron inicialmente fueron los esenciales: supermercados (+300%), que incluso tuvieron dificultades para abastecer semejante volumen de demanda, farmacia (+60%) y equipamiento electrónico y de computación (+50%), en tanto la gente se equipó para el trabajo remoto. En abril, el consumo online de electrónicos se multiplicó por tres.

Los no esenciales tuvieron un retroceso inicial por la falta de inventarios, pero se vienen recuperando rápidamente. Previamente a la autorización a los comerciantes minoristas a vender online desde sus locales (20 de abril), las ventas de indumentaria y calzado, por ejemplo, venían cayendo 25%; luego de la medida comenzaron a recuperarse y terminaron abril con un +6%. En el corto plazo, estas ventas online son apenas un aliciente al derrumbe de la venta en los comercios físicos.

Esta es una realidad que se vive en todo Latinoamérica. Estos datos coinciden con un informe de PayU basado en 115 millones de transacciones online procesadas en más de 22 mil comercios en Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México y Perú. El aumento de las ventas online en la región fue de entre 50% y 130% interanualmente en mayo según el país, resultando los supermercados y los productos de tecnología los que más contribuyeron a este crecimiento, en contraste con el derrumbe de Turismo y Transporte.

[Best_Wordpress_Gallery id=”64″ gal_title=”Impacto covid3″]

Esta dinámica fue acompañada por sus servicios asociados, como los sistemas de pago electrónico y la logística de envíos puerta a puerta. Mercado Envíos alcanzó un nuevo récord  de 1.4 millones de entregas diarias registradas, al tiempo que se incrementaron significativamente los usuarios activos en Mercado Pago.

Una nueva normalidad más digital:

Todas las cifras indican que este impulso al e-commerce permanecerá en el tiempo, afectando los hábitos de consumo en la región. Empresas y consumidores que eran reticentes a vender o comprar online, se vieron forzadas a hacerlo ante las circunstancias. Y la mayoría de ellos se dieron cuenta de que es más sencillo, cómodo y eficiente de lo que parecía.

Según informa MercadoLibre, en el marco del COVID, sumaron 5 millones de nuevos compradores en la región. Y hay más usuarios frecuentes: 2 de cada 3 usuarios volvieron a comprar en Mercado Libre, al tiempo que aumentó la frecuencia de compra en todos los grupos de consumidores. A su vez, 3 de cada 4 declararon que continuarán utilizando métodos de pago electrónicos.

Por otro lado, desde las plataformas, se están generando capacidades para perfeccionar la experiencia del usuario en el proceso de compra. Y también se ha acelerado el lanzamiento de iniciativas innovadoras para competir en el rubro de consumo masivo: Mercado Libre está probando su SuperMercado Libre, mientras que las grandes cadenas tradicionales de supermercados responden desarrollando sus propios Dark Stores (ej. Coto) o sellando acuerdos con las apps de delivery para mejorar la logística de sus ventas online -como Market PedidosYa y Glovo Market-.

El mercado también percibe esta tendencia como estructural: durante 2020, Amazon y MercadoLibre incrementaron su valor en un 40% y 52% respectivamente.

Finanzas Digitales (Fintech)

Al igual que las e-commerce, las empresas fintech y sus medios de pago digitales se enfrentan a un boom de demanda en esta cuarentena. Como señala Andrea Arrébola (Dir. Comercial de Ualá), “hizo que ciertos cambios de hábitos que podrían haber tardado años se hicieran en solo días (…) dado que muchas personas y Pymes se vieron obligadas a volcarse a los medios digitales para adaptarse al contexto”.

Pero no todo el sector fintech fue afectado positivamente. El segmento créditos se encuentran en una situación más desfavorecida. Por un lado, el deterioro de los ingresos de los principales segmentos sociales objetivo (estratos medios y bajos) afectará fuertemente tanto a los niveles de consumo durable como a la capacidad de repago y el riesgo de morosidad. Por otro lado, la situación macroeconómica dificulta y encarece el fondeo de estas fintech. Y ambas cuestiones han llevado a cuestionamientos del Banco Central por las tasas cobradas a los clientes. Por su parte, las criptomonedas enfrentan mucha volatilidad e incertidumbre, al verse afectadas por nuevas regulaciones relativas al mercado de cambios.

Pero volvamos a los medios de pago. En Argentina aún hay 13 millones de personas no bancarizadas y el 70% de las transacciones todavía se realiza en efectivo. De acuerdo a la Cámara Argentina de Fintech, ya hay más de 6,5 millones de usuarios, lo cuales se incrementaron entre 120% y 800% durante la cuarentena según la empresa.

Las billeteras digitales son plataformas mediante las cuales se puede guardar dinero, abonar servicios e impuestos y saldar compras, físicas u online, al asociarles una o varias tarjetas de débito y crédito. Muchas personas no bancarizadas utilizan tarjetas prepagas para comprar online en sitios de comercio electrónico o a través de apps de delivery, o para suscribirse a servicios online (ej. Netflix, Spotify). También para pagar servicios públicos, recargar la SUBE o el teléfono celular, y para enviarse dinero con amigos y familiares.

Pero también crece el segmento de usuarios bancarizados, que demanda por conveniencia juntar todas sus transacciones en una misma billetera digital. Mercado Pago, por ejemplo, incrementó en un 60% los usuarios que ingresaron dinero en las cuentas digitales y un 40% las solicitudes de su tarjeta de crédito Mercado Pago-Banco Patagonia, lo cual fue impulsado principalmente por personas ya bancarizadas.

Algunas cifras que reflejan este crecimiento:

  • La cantidad de usuarios que usaron dinero en cuenta en la app de Mercado Pago creció 88% durante la cuarentena.
  • Las transferencias gratuitas entre personas, mayormente amigos y familiares, se duplicaron en medios como Mercado Pago y Naranja X.
  • Ualá llegó a 2 millones de tarjetas emitidas y sus transacciones de pagos digitales crecieron 300% en los últimos meses. Mientras que la NPos de Naranja X igualó en 3 meses la facturación de los últimos 14.
  • Se duplicó el pago online de servicios públicos e impuestos, en tanto la gente evitó concurrir a los bancos o los centros de pago barriales (como Pago Fácil).
  • Los QR y links de pago -vía whatsapp, e-mail o redes sociales- arrancaron en retroceso durante la “cuarentena dura”, pero fueron aumentando rápidamente la base de adopción en comercios. Ahora, vienen acelerando sus operaciones a medida que más establecimientos son autorizados a abrir al público y el público prefiere pagar sin efectivo ni contacto. Naranja X, por ejemplo, triplicó su volumen de transacciones a través de links de pago en el último mes, al igual que TodoPago (Prisma), que triplicó las operaciones de botón de pago vía whatsapp y redes sociales.

Este boom de demanda también traerá más oferta y competencia, aunque por ahora más del 80% de las transacciones se concentran en 4 actores: Mercado Pago y Ualá, seguidas por las apps del Banco Provincia y Red Link. Actores tradicionales también están innovando para apuntar a este segmento y competirle a las fintech. Nubi (del Banco Comafi y socio local de PayPal) y Visa lanzarán una tarjeta prepaga para competirle a Ualá-Mastercard.

En síntesis, está claro que todo este crecimiento “forzoso” en la adopción de soluciones de pago digitales, por parte de personas y de empresas, está implicando un cambio de hábitos, que persistirá en la nueva normalidad. Por eso las fintech se consolidarán como un jugador clave del desarrollo económico y financiero.

 

2. Los hits de la cuarentena. ¿Y después?

Streaming y Videoconferencias:

Las plataformas de video ya ocupan más del 70% del tráfico en internet.

Por un lado, el teletrabajo convirtió a Zoom en la app más descargada del mundo durante la cuarentena. Hace un año, la valuación de esta startup se estimaba en 1.000 millones USD. En su IPO, el mercado la valuó rápidamente en 9 M. Hoy, en el contexto de la pandemia, la empresa ya vale 52 MM USD. El avance de esta empresa ha presionado a los gigantes Google y Microsoft ha actualizar sus servicios de videoconferencia, ofreciendo nuevas funcionalidades.

En la nueva normalidad, todo indica que el home office y los esquemas de trabajo flexibles en general llegaron para quedarse. Las empresas ya se vieron obligadas a hundir inversiones en infraestructuras digitales y capacitaciones para viabilizar el trabajo remoto. Al mismo tiempo, las más tradicionales están transitando un cambio cultural: el home office no era a fin de cuentas tan imposible de implementar ni tan costoso en términos de eficiencia. Por el lado de los trabajadores, 8 de cada 10 preferiría mantener el home office, total o parcialmente.

Empresas de vanguardia como Google, Facebook y Twitter ya han anticipado que continuarán en 2021 con sus políticas de teletrabajo e incluso más allá. A su vez, muchas compañías se han dado cuenta de que quizás no todas las reuniones y eventos presenciales sean necesarias, y que las teleconferencias pueden brindar soluciones más eficientes en algunos casos.

Todo esto posiciona a las plataformas de videoconferencias como una herramienta clave en el mundo del trabajo que se viene.

Por otro lado, en cuanto al videostreaming, la búsqueda de entretenimiento en el hogar hizo que en 15 días se incrementara el consumo entre 30% y 50%, nivel que se esperaba para un lapso de 12 a 18 meses, de acuerdo a Telecom y Telefónica. De hecho, la morosidad en estos servicios se mantuvo en niveles mínimos, en contraste con el alza en los servicios públicos. Netflix sumó 15 millones de usuarios a nivel global y duplicó sus ganancias en el primer trimestre. También crecen Cablevisión Flow y YouTube, y aparecen nuevos actores como Amazon Prime Video y Movistar Play, mientras que Disney + apura su llegada a la región.

 Juegos, Entretenimiento y Redes Sociales:

Durante el confinamiento, estamos dedicando un 20% más de tiempo al uso de apps. Las apps que han sido más descargadas son aquellas que combinan entretenimiento con vínculos a la comunidad, como Houseparty y TikToc, además de las redes sociales top.

Las descargas semanales de juegos a través del teléfono creció un 50% a raíz de la cuarentena, y se prevé que mantenga este ritmo para alcanzar 2.600 millones de usuarios en todo el mundo al final de 2020. En el caso de la startup local Etermax, el crecimiento fue entre el 30% y el 70%, dependiendo del juego y la zona. Al mismo tiempo, las apps de juegos se mantienen primeras en el ranking de gastos de publicidad en apps móviles.

El interrogante es en qué medida se mantendrá esta demanda en la nueva normalidad, una vez que las horas de ocio se acoten y comiencen a competir con el encuentro en el bar, los almuerzos familiares y el picadito de fútbol 5. Pero la acumulación de know how les brinda a estas startups una ventaja para diversificarse a otros segmentos. En el caso de Etermax, está desarrollando su división de Inteligencia Artificial, operando como consultora tecnológica de grandes empresas tradicionales que buscan aplicar esta tecnología en sus procesos y negocios.

Delivery de alta intensidad

Las plataformas de delivery en trayectos cortos -como PedidosYa, Rappi, Glovo y UberEats- dieron un salto ante la coyuntura de confinamiento y el cierre de la atención al público en los locales gastronómicos. Entre febrero y abril, ampliaron fuertemente su base de clientes -que tenían escasas alternativas para canalizar sus productos- e incrementaron su facturación en un 67%.

Este contexto, por un lado, ha quedado de manifiesto el valor social de estas apps, que han sido clasificadas por el gobierno nacional como servicio esencial. Y han viabilizado un flujo de ingresos de subsistencia para el sector gastronómico mientras que dure la crisis.

También sellaron acuerdos con las grandes cadenas tradicionales de supermercados para viabilizar la logística de sus ventas online (ej. Market PedidosYa, Glovo Market), en el rubro más atractivo del e-commerce en esta cuarentena, y contribuyendo a atenuar las aglomeraciones en los centros de compra.

Pero, por otro lado, su mayor protagonismo reavivó las controversias en materia de regulaciones laborales y a lo que se sumaron las críticas de los gastronómicos y denuncias por presuntas aumentos abusivos en las comisiones cobradas a los restaurantes.

En la nueva normalidad, Se espera que el retorno de los bares y restaurantes sea muy gradual, por lo que estas apps mantendrán un rol relevante en 2020/2021, reforzando su tendencia creciente en el mercado.

Salud Digital o Telemedicina (HealthTech):

Durante la cuarentena, las precauciones a la hora de asistir a establecimientos de salud, donde el riesgo de contagio es mayor, han conducido a que muchos consumidores estén recurriendo a la telemedicina como primera consulta ante sus problemas de salud

Según un estudio global de la agencia App Annie, casi la mitad de los médicos en el mundo están ofreciendo servicios de telemedicina durante la pandemia. El crecimiento en las descargas de aplicaciones médicas fue del 65% en abr-20 vs. enero a nivel global, lo que demarca una mayor dependencia y escalada de la confianza del consumidor en estas soluciones virtuales. En Corea, el aumento llegó al 165%, donde además fueron un instrumento clave para controlar la pandemia a través del “trackeo” de contactos.

En Argentina, los prestadores de salud privados han incorporado o acelerado sus procesos de videoconsulta (Hospital Italiano, Swiss Medical, otros), al tiempo que las obras sociales y prepagas trabajaron con las farmacias ofreciendo opciones de recetas online para la compra de medicamentos. El sector público fue clave en este aspecto, tanto desde la regulación habilitante como también sumando este tipo de herramientas en el sistema de atención pública (el Tele-Covid del Estado Nacional, además de otras iniciativas provinciales).

En la nueva normalidad, la expectativa es que la atención médica telemática permanezca en auge. Con un adecuado uso, existen ventajas en varios aspectos: mejora la eficiencia y reduce los turnos de espera: entre el 75% y el 85% de las  consultas se resuelven vía online sin necesidad de consulta presencial. También reduce costos de transporte y evita riesgos de contagio cruzado en los centros de salud.

Desde el punto de vista de los inversores especializados, “el COVID-19 puede haberle dado a la salud digital el impulso que necesitaba para avanzar hacia una adopción generalizada, habiéndose convertido ahora sí en un vertical destacado para los inversores. Ello, junto un entorno regulatorio más favorable, interoperabilidad y experiencia del usuario, significa que la salud digital está claramente aquí para quedarse”.

En Argentina, han emergido en los últimos años algunas startups a lo largo de todo el país, como Llamando al Doctor (Sunchales), Dr Call (Córdoba) y USound (Jujuy), entre otras, que ahora están incrementando su actividad. Se prevé que el desarrollo y la innovación continua en el rubro se aceleren en los próximos años.

Educación (EdTech)

Las herramientas de educación digital han permitido (con sus obvias limitaciones) mantener a los chicos “en la escuela” y nos han permitido continuar capacitándonos, en un contexto de marcados cambios en las habilidades exigidas en nuestros empleos y de digitalización forzosa.

A nivel global, la descarga de app educativas durante la cuarentena creció 90%. Apps como Google Classroom y Preply, por ejemplo, más que triplicaron en marzo las descargas a nivel global.

La gran duda es cómo se reacomodará la demanda a la nueva normalidad. Sin despreciar la enorme utilidad de estas herramientas digitales, una enseñanza de la pandemia es la importancia de la cercanía y del tacto personal en los procesos pedagógicos y de socialización.

Es probable que nos estemos enfrentando a cierta sobrerreacción de la demanda, que luego se reacomode con la vuelta al cole. Pero la meseta será en niveles mucho más elevados que en el pasado, como parte de modalidades mixtas que conjuguen horas de clases presenciales y herramientas virtuales complementarias.

3. Los rubros más castigados, con un duro desafío por delante

Turismo y Viajes:

El impacto en esta industria está siendo catastrófico. Las reservas y el cashflow de las empresas del sector se redujeron prácticamente a cero y alertan que podrían perderse casi 200 millones de empleos en todo el mundo.

Y, en la nueva normalidad, la recuperación de este rubro será muy gradual, llevando al límite la capacidad de resiliencia y la espalda financiera de las compañías.

Ante esta situación extrema, la reacción de las empresas no tiene muchas alternativas: 1) buscar el auxilio de los gobiernos, 2) readecuar sus estructuras y costos a la nueva realidad, 3) vender productos a futuro y 4) “pivotear” su oferta de productos para mitigar el impacto. Las startups en etapas tempranas con alta exposición al rubro turismo y viajes buscarán poner en stand by sus proyectos, cambiar de rubro o desinvertir.

En el caso de Despegar -la agencia de viajes online más importante de Latinoamérica-, unicornio argentino perdió la mitad de su valor de mercado y se está reestructurando en la región, buscando reducir 35% sus costos operativos. En este contexto de empleados suspendidos (medida replicada por casi todas las empresas del rubro), puso también en suspenso a su centro de innovación en IT y UX de Córdoba, así como la adquisición de la mexicana Best Day.

Para surfear la crisis, las empresas están explorando formas de pivotear su oferta de servicios a la nueva realidad. Por ejemplo, Airbnb -que debió suspender su IPO y salió a buscar liquidez para sostenerse- lanzó un servicio de experiencias online de turismo y entretenimiento y se metió en el negocio de los alquileres de largo plazo. Ello además de ofrecer cancelaciones flexibles y nuevos estándares para la limpieza.

En una situación igualmente crítica están las plataformas de reservas online en restaurantes, como es Restorando TheFork (líder en Latam). TripAdvisor anunció la cesantía de unos 850 empleados de TheFork  a nivel global como parte del plan de reducción de costos.

Como decíamos, la recuperación llegará de a poco, primero apuntando al turismo doméstico, de cercanía, y luego al internacional. Como señaló el CEO de Airbnb Brian Chesky, el turismo en el próximo año plazo cambiará “del avión al automóvil, de la gran ciudad a la pequeña localidad, del hotel a la casa”.

En este sentido, las plataformas de hospedaje prevén una recuperación más pronta que las de viajes. Tanto Airbnb como Vrbo (Expedia Group) y Booking están viendo un salto en las reservas nacionales de alquiler de vacaciones. El rango de movilidad del consumidor de hasta 320 km explicó la mitad de las reservas en mayo, contra una tercera parte en febrero pasado. 

Espacios de trabajo como Servicio y marketplaces inmobiliarios (PropTech):

Como ya hemos analizado, los espacios de trabajo flexibles, ofrecidos bajo modalidad de servicio a través de membresías, han presentado una tendencia expansiva en los últimos años, tanto en la Argentina como a nivel global.

Pero esta flexibilidad ofrecida en sus contratos, un activo clave del rubro en circunstancias normales, es justamente la que le está impidiendo amortiguar el impacto de la crisis: ante las bajas de subscripciones, sus ingresos se han desplomado a mayor velocidad que en el resto del mercado de real estate.

IWG -la mayor corporación mundial de espacios de trabajo flexibles- ha perdido un tercio de su valor pre-Covid, aunque en las últimas semanas ha venido recortando esta pérdida a la mitad. En el caso de WeWork, no sólo debió suspender su IPO, sino que sufrió además el retiro de USD 3.000 millones de fondos previamente comprometidos por el Softbank.

Como hemos señalado anteriormente, en la nueva normalidad, todo indica que el home office y los esquemas de trabajo flexibles en general llegaron para quedarse. Ello tendría un impacto estructural en la demanda de real estate, en la medida en que muchas empresas dejarán de proveedor un puesto de trabajo fijo por persona, generando importantes ahorros de costos. A su vez, parte de la rentabilidad de estos proveedores radica en la mayor densidad de puestos por m2 y eficiencia en el uso del espacio que las oficinas tradicionales, situación que deberá readecuarse a los nuevos protocolos sanitarios.

Sin embargo, la nueva cultura de trabajo remoto también puede propiciar la contratación de membresías en redes de coworking por parte de las empresas como infraestructura de apoyo para sus teletrabajores, para la concertación de reuniones de negocios, participación en eventos, etc.

La importancia de estos espacios de trabajo para las empresas presenta varias aristas, según destaca Víctor Feingold (Contract Workplaces). Por un lado, el 82% de los trabajadores afirma que si pudiera elegir dónde trabajar luego de la pandemia lo haría “con flexibilidad para optar por el lugar que me resulte más apropiado en cada ocasión”. El “distanciamiento laboral” de largo plazo puede afectar a la salud física y mental de los empleados y a la cultura de las organizaciones. A su vez, la cercanía es de gran valor para los proceso de innovación, considerando que muchas veces las ideas transformadoras no surgen de un brainstorming planificado sino del encuentro y la conversación espontánea.

Paralelamente, en cuanto a los marketplaces inmobiliarios, éstos redujeron su actividad en el corto plazo por no estar aún autorizadas las visitas a las propiedades. Las agencias han apuntado a introducir innovaciones en distintos tipos de recorridos virtuales y canales de la comunicación con el cliente, herramientas que persistirán como fuente de valor y diferenciación en la post-pandemia. El mercado inmobiliario sufrirá la caída en los precios de las propiedades, pero es esperable que el tráfico por las plataformas se recupere en el corto plazo.

Movilidad urbana (MaaS)

Las startups de movilidad como servicio (car-sharing y ride-hailing) están sufriendo una caída en torno al 70% en los viajes como consecuencia del confinamiento. Tanto Uber como Cabify pivotearon su oferta hacia los envíos puerta a puerta, e incluyendo el delivery de productos farmacéuticos o de mascotas, buscando generar fuentes alternativas de ingresos a su red de conductores.

La acción de Lyft cayó un 25% y la empresa despidió a 1.000 empleados en todo el mundo. Mientras tanto, Uber logró sostenerla en base a una oferta más diversificada (ej. UberEats) y las expectativas de largo plazo en negocios disruptivos (como los vehículos autónomos).

En la nueva normalidad, el sector seguirá desafiado: compartir un vehículo con un desconocido quizás ya no sea visto como una idea tan buena por los usuarios. De la misma manera, desinfectar un auto compartido entre usuario y usuario podría resultar demasiado costoso, en un negocio que todavía no había alcanzado el break-even.

En contraste, las plataformas de alquiler de bicicletas y monopatines (y eventualmente scotters) eléctricos compartidos podrían incrementar su demanda en distancias cortas como alternativa a la aglomeración en el transporte público. Por ejemplo Tembici –la startup brasileña proveedora de la EcoBici del Gobierno de la Ciudad- levantó en los últimos días una ronda de USD 47 millones de fondos de capital emprendedor.

Publicidad Digital (AdTech)

Los presupuestos en marketing y publicidad son típicamente los primeros en sufrir recortes ante las crisis económicas, y ésta no es la excepción. Los avisos en medios digitales a nivel global están sufriendo una caída más moderada que los tradicionales, dado el incremento del tráfico en internet, pero igualmente significativa.

Según un estudio de IAB Property Research, 7 de cada 10 empresas afirmó tener planes de ajustes de sus presupuestos de publicidad en mar-jun (1 de cada 4 suspendió todo gasto hasta que se disipe la incertidumbre). El impacto sería más tenue en el segundo semestre, pero el 73% de las empresas anticipa que los ajustes se extenderán hasta el 2021.

Novedades Startups