Noticias del Ecosistema

Innovación abierta en empresas: ¿qué es el Corporate Venturing?

Innovación abierta en empresas: ¿qué es el Corporate Venturing?

Autor: Parque de Innovación

Anteriormente te contamos qué es la innovación abierta, cómo surge y cuáles son los distintos tipos de innovación que existen. En esta nota queremos hacer foco en la manera en la que las empresas interactúan con emprendedores y startups a través de mecanismos de innovación abierta, y cómo esto puede repercutir positivamente en ambas partes.

 

Además de ser una gran oportunidad, la innovación es hoy para las empresas una necesidad si quieren mantenerse vigentes en sus mercados y proyectarse en el mediano y largo plazo. Por eso, es cada vez más usual que las empresas busquen en los emprendedores y las startups a sus aliados estratégicos. Las iniciativas realizadas por las empresas en este sentido reciben el nombre de Corporate Venturing.

Pero, ¿por qué las empresas y startups innovan en conjunto? ¿Qué las motiva y cuál es su ganancia? Innovar, en un contexto donde los tiempos se aceleran y la presión es cada vez mayor, es un enorme desafío. Cuestiones como la expertise, los recursos y el conocimiento específico del mercado y sus actores resultan clave. Pero además, otros factores como la agilidad organizacional, tener equipos motivados y creativos también con cruciales.

Como se observa en el siguiente cuadro, empresas, emprendedores y startups tienen sus propios puntos débiles y sus fortalezas, pero juntos pueden –potencialmente- complementarse de una manera exitosa. Es ahí donde reside el gran valor agregado de la innovación abierta.

Los distintos tipos de Corporate Venturing

El Corporate Venturing no tiene una única manera de realizarse. De hecho, abarca un amplio abanico de mecanismos y estrategias. Podemos identificar dos grandes grupos de iniciativas: el Corporate Venturing Externo y el Corporate Venture Interno.

El Corporate Venturing Externo contempla todas las acciones que las empresas impulsan para generar interacciones con startups y emprendedores innovadores, los cuales suelen tener un conocimiento específico y actualizado en nuevas tecnologías. Las corporaciones, por su parte, suelen aportarles a las empresas más pequeñas un mayor acceso al mercado, recursos y oportunidades de venta.

La atracción de nuevo talento resulta clave para la empresa y el potencial de este tipo de asociaciones es enorme. Sin embargo, para que este modelo sea exitoso, es esencial que las alianzas que se establezcan sean sólidas, que exista un real compromiso de ambas partes y que se creen mecanismos e instancias de seguimiento y evaluación claras.

Por otro lado, también existe el Corporate Venturing Interno o Intrapreneurship, que tiene como característica principal generar nuevas iniciativas pero sólo a partir de recursos propios de la empresa y de manera interna. Este tipo de innovación puede realizarse mediante un sector de la empresa que se dedique especialmente a permitir que sus empleados puedan desarrollar nuevos proyectos o bien a través de políticas generales de la empresa que fomenten estas acciones pero cabe destacar que, por su caracter netamente interno, esta modalidad no corresponde a un proceso de innovación abierta.

¿Cuáles son los principales mecanismos del corporate venturing externo?          

Para las empresas, buscar generar innovaciones fuera de su estructura puede significar grandes oportunidades y crecimiento a futuro, pero también es un enorme desafío. Implica tanto desafiar la manera establecida de trabajar y ceder un poco el control en pos de trabajar con actores que manejan distintas reglas pero que pueden ser grandes aliados.

Hay diversas maneras de llevar estos procesos a cabo. Los mecanismos más usuales son:

  • Hackatones: encuentros y programas que tienen como fin la resolución práctica de problemáticas concretas. Las grandes corporaciones suelen proponer temáticas o problemáticas y brindar apoyo técnico para que quienes presenten soluciones puedan llevarlas a cabo. Los hackatones suelen resultar en soluciones basadas en software aunque también pueden incorporar hardware.
  • Co-Working: estos espacios físicos abiertos permiten que las empresas puedan trabajar en conjunto con los emprendedores y startups.
  • Incubación y aceleración: a través de distintos programas, se ayuda, acompaña y capacita a las pequeñas empresas y emprendimientos en etapas e hitos esenciales, como la construcción de un plan de negocio, la utilización de herramientas ágiles, etc. Esto tiene como objetivo hacer más sólido el proyecto y acelerar su crecimiento.
  • Contratación de productos o servicios de las startups o emprendedores.

En todos los casos anteriores, la empresa no tiene participación accionaria sobre las startups o emprendimientos. Es decir, se producen colaboraciones y procesos conjuntos de innovación pero la empresa no asume un riesgo por el desempeño futuro del emprendimiento.

Finalmente, cabe destacar un último mecanismo, donde las acciones sí contemplan participación accionaria del emprendimiento. Este recibe el nombre de Corporate Venture Capital suele adoptar dos modalidades:

  • Aceleración: adquisición con una participación minoritaria que no implica tomar control de la empresa. Las startups o proyectos son impulsadas en sus primeras etapas, que suelen ser las más críticas. Además de ofrecer mentorías y de ayudar en la definición del modelo de negocio y a hacer viables los nuevos productos o servicios, las empresas realizan una inversión de capital semilla (inversión inicial para poner en funcionamiento el emprendimiento).
  • Inversión de capital: implica una adquisición con un control parcial a cambio de un retorno en el largo plazo.

 

Como vimos, la Innovación Abierta puede darse en diversos contextos y modalidades. Afortunadamente, es cada vez más usual que las grandes empresas impulsen iniciativas para innovar junto a startups y PyMEs, y así aprender, crecer y potenciarse entre sí. La colaboración, cocreación y la existencia de sinergias entre distintos actores es clave para potenciar capacidades y habilidades.

 

Fuentes:

IESE

Wayra

ARCAP

Capital emprendedor Emprendedorismo Innovación Novedades Startups