Noticias del Ecosistema

Inteligencia Artificial: la tecnología que lo está cambiando todo

Inteligencia Artificial: la tecnología que lo está cambiando todo

Autor: Parque de Innovación

La Inteligencia Artificial está cambiando la forma en la que nos relacionamos con la tecnología en cada aspecto de nuestras vidas. De acuerdo a las proyecciones, esta tendencia no hará más que aumentar, no sólo en su uso sino en los recursos económicos que generará. De acuerdo a WeForum, en 2025 la Inteligencia Artificial alcanzará un valor de mercado de USD 36.800 millones. Esta tecnología capaz de detectar patrones entre millones de datos aparentemente inconexos consigue optimizar procesos, permitiendo a los humanos enfocarse en tareas más creativas. Asimismo, presenta un gran atractivo: su escalabilidad a un sinfín de sectores.

¿Qué es la Inteligencia Artificial?

Cuando hablamos de inteligencia artificial (IA), es probable que en lo primero que pensemos sea en un futuro cercano con robots tan parecidos a los humanos que nos resulte imposible detectar las diferencias entre uno y otro. La realidad es que el concepto como tal ya cuenta con más de 60 años de historia y está muy presente en nuestro día a día. Los predictores de nuestros correos electrónicos, las aplicaciones móviles de transporte y hasta las noticias que vemos en las redes sociales utilizan IA.

Pero, ¿de qué hablamos cuando hablamos de Inteligencia Artificial? Esta tecnología es un sistema de aprendizaje que permite que las máquinas se vuelvan mejores en tareas típicamente realizadas por humanos. Para ello, se desarrollan algoritmos que pueden hacer predicciones a partir de la observación de grandes cantidades de datos. Fue el gran avance tecnológico – el aumento del poder computacional, una mayor conectividad y mayor disponibilidad de grandes cantidades de datos digitalizados- el que permitió el exponencial crecimiento de la Inteligencia Artificial en los últimos años.

Los principales campos de aplicación de esta tecnología son el transporte, las telecomunicaciones y las ciencias de la salud, representando el 42% del total, de acuerdo a un estudio de WIPO. Aunque no son mayoritarios, otros sectores, como la agricultura y la administración pública están presentando un crecimiento importante.

La Inteligencia Artificial al servicio de la salud

Las innovaciones en inteligencia artificial proceden de diversos ámbitos y se aplican a distintos sectores. Uno de ellos es el campo de la salud, el cual estará presente en el Parque de Innovación y será clave en su desarrollo. Entre los ejemplos más relevantes que se pueden mencionar está el de La NYU School of Medicine, la cual desarrolló un sistema para la detección de cáncer de pulmón, logrando un 97% de precisión – promedio algo mejor que tres patólogos que hicieron el mismo diagnóstico. Para ello, la NYU School se valió de Inception v3, una herramienta desarrollada por Google: la máquina recibió un entrenamiento de dos semanas, en donde se le mostraron 800.000 imágenes de pulmones con sus respectivos diagnósticos. En este sentido, el rol de las empresas y su interacción con la academia resulta fundamental para el desarrollo de la IA. En este caso, esta herramienta permite reducir la probabilidad de error humano sino que permite también que los profesionales de salud puedan mejorar sus diagnósticos y dedicar las largas horas destinadas a las revisiones manuales en profundizar su formación e investigar temas más complejos.

El futuro de la Inteligencia Artificial: desafíos y actores clave

Las nuevas tecnologías –y esta no es la excepción- presentan grandes desafíos para las sociedades y los gobiernos. El avance de la IA implicará, necesariamente, la reconversión del mundo del trabajo tal y como lo conocemos. Actividades que hoy existen dejarán de hacerlo y nuevas aparecerán. Para ello el aprendizaje de nuevas habilidades será esencial. Además, cada avance despierta grandes debates respecto a la ética del manejo de datos: ¿qué pasa con la seguridad y la privacidad de los humanos?

Por supuesto que no hay una respuesta unívoca respecto a estas problemáticas, y hay distintas visiones sobre cómo será el futuro y sobre quién deberá liderar el desarrollo y la regulación de la Inteligencia Artificial. Actualmente, Asia tiene un papel fundamental. 12 de las 20 empresas que más patentes de esta tecnología presentan son de Japón, mientras que China es lidera el desarrollo por parte de la Academia. Las empresas estadounidenses también tienen una gran presencia. En el sector privado, empresas como IBM, Microsoft, Toshiba y Samsung lideran el desarrollo y la aplicación de esta tecnología.

Toyota, por su parte, anunció en la Feria de Tecnología CES 2020, celebrada en Las Vegas, la creación de Woven City, una ciudad definida como el “laboratorio del futuro”, de acuerdo a Akio Toyoda, Presidente de la compañía. Este prototipo de ciudad, será desarrollado en Japón, en una zona cercana al Monte Fuji, y estará diseñado para el testeo controlado de nuevas tecnologías en un contexto real. Sus habitantes contarán con infraestructuras modernas, de gran calidad y altamente sustentables, y podrán experimentar diariamente y de forma libre con las últimas tecnologías entre las cuales se incluye, por supuesto, la IA.

No sólo las empresas están realizando esfuerzos para el desarrollo de la IA; los gobiernos de todo el mundo están poniendo la Inteligencia Artificial en un lugar central dentro de sus planes de desarrollo económico. Desde los Emiratos Árabes Unidos, con la creación de la primera Universidad de Inteligencia Artificial, pasando por Corea del Sur, con una gran inversión en infraestructura y planes educativos, Estados Unidos, que estableció el desarrollo de la IA como prioritario de la administración, y otras latitudes, podemos encontrar acciones en pos de esta tecnología disruptiva.

Argentina, por su parte, hizo de la Inteligencia Artificial un foco importante dentro de su Agenda Digital 2030. La creación de infraestructura, la protección de datos, los acuerdos bilaterales y la educación son los pilares centrales a desarrollar. De acuerdo a CIPPEC, la adaptación de IA puede aumentar el ritmo de crecimiento económico potencial en más de un punto porcentual. Por su parte, Martín Migoya, CEO de Globant Argentina se mostró optimista respecto a su desarrollo en el país y sostuvo en diálogo con La Nación que “la Argentina tiene una chance para estar primera (en Latinoamérica) en este desarrollo: aplicarlo antes que el resto, aplicarlo al gobierno, a la economía, a las empresas”.

La Inteligencia Artificial para los gobiernos es una gran herramienta para brindar políticas públicas más eficientes y de mejor calidad. El Gobierno de la Ciudad usa Inteligencia Artificial en diversas áreas. Por ejemplo, esta tecnología fue utilizada para diseñar un Índice de Transitabilidad que permite a distintas áreas tener un mayor entendimiento de la circulación peatonal en la ciudad y facilitar la toma de decisiones a nivel interno. A nivel externo, el Gobierno de la Ciudad cuenta con un Mapa de Oportunidades Comerciales, que además de ser una plataforma online abierta que ofrece información sobre el contexto comercial según rubro y zona, es el primer servicio público diseñado integralmente con Big Data en la Ciudad. Además, incluye modelo predictivo -realizado con IA- que informa a los ciudadanos sobre el nivel de riesgo, aperturas y cierres, entre otros. Esto facilita la toma de decisiones a la hora de abrir o realizar mejoras en sus comercios.

¿Cómo potenciar la Inteligencia Artificial?

De acuerdo a Andrew Ng, uno de los principales expertos en la temática, hay tres puntos clave para fomentar el desarrollo de la Inteligencia Artificial: construir más acuerdos entre el sector público y el privado, promover el libre acceso a recursos y conocimiento sobre IA y promover el incremento de la comprensión sobre esta temática.

En este sentido, los Parques Científico Tecnológicos (PCT) son lugares idóneos para lograr llevar a la IA a su máximo potencial y se han convertido en una herramienta utilizada por los gobiernos para ese fin. En primer lugar, en los Parques Tecnológicos confluyen actores fundamentales de cada sector –empresarial, académico y público, entre otros- lo cual permite que se generen sinergias entre ellos y puedan innovar más fácilmente de manera conjunta. Así mismo, la posibilidad de acceder y compartir infraestructuras de calidad no sólo fomenta la interacción entre distintos actores sino que reduce costos que pueden ser canalizados en más recursos destinados a la investigación y el desarrollo. Finalmente, los PCT albergan a instituciones académicas que profundizan los conocimientos sobre nuevas tecnologías, con el potencial de incrementar la difusión del conocimiento sobre la materia.

Fuentes

WIPO

CES

CIPPEC

WeForum

La Nación

Novedades Tecnología