Noticias del Ecosistema

Laboratorios de Innovación Ciudadana: innovación por y para la ciudadanía

Autor: Parque de Innovación

La innovación es cada día más necesaria para dar respuesta a las problemáticas de una realidad cada vez más compleja. La manera de innovar se ha transformado y renovado en los últimos años y, afortunadamente, se ha abierto progresivamente a la participación de la ciudadanía. Uno de los dispositivos por excelencia para canalizar esa participación son los Laboratorios de Innovación Ciudadana o Laboratorios Vivos(Living Labs, en inglés). A continuación te contamos de qué se tratan.

 

La innovación ciudadana o pública,  vista como un proceso para resolver problemas y desafíos formulados histórica y socialmente, no puede concebirse como un atributo exclusivo de los expertos, de los funcionarios de gobierno, de los científicos, ni de los empresarios -así tampoco la o las tecnologías involucradas.

La innovación ciudadana se trata de un nuevo enfoque de la innovación con impacto social. La innovación no sólo ya no viene de una elite de expertos que cree conocer las realidades sociales sino que pasa directamente por las mismas “comunidades de afectados” que se implican en la resolución de sus problemas, utilizando tecnologías y metodologías abiertas (digitales, sociales, ancestrales), y su conocimiento basado en la experiencia. Otra particularidad es que, en la mayoría de los casos, no persigue objetivos comerciales.

En este sentido, los laboratorios ciudadanos –también llamados laboratorios de participación ciudadana o laboratorios vivos (living labs)– se han posicionado como espacios emblemáticos dentro de las políticas de Gobierno Abierto, especialmente en Iberoamérica en la última década. Sin embargo, no sólo son impulsados desde los Estados, sino también desde la Sociedad Civil y el sector privado, siendo en su mayoría iniciativas que reúnen a varios actores. Justamente, esta participación público-privada es lo que los hace “artefactos” muy diferentes a los conocidos, poniendo en práctica lo que se denomina Triple (o Cuádruple) Hélice.

Pero… ¿qué son los Laboratorios Ciudadanos y para qué sirven? Pueden definirse como entornos (una combinación de diferentes métodos, dispositivos e infraestructuras) puestos al servicio de la innovación ciudadana. Están diseñados para la escucha y la co-creación experimental y abierta de prototipos, entendidos éstos a su vez como dispositivos de escucha. Desde un enfoque indisciplinar (lo amateur, lo interdisciplinar y las minorías son parte esencial), colaborativo y basado en comunidades de práctica, ofrecen infraestructuras para que las comunidades puedan abordar retos de innovación y a la vez funcionan como dispositivos que en su propia acción ayudan a visibilizar esas prácticas y por tanto a que los ciudadanos tomen conciencia de su papel, capacidad y responsabilidad en el abordaje de los problemas complejos que los afectan.

La co-creación requiere lugares en los que los grupos de interés puedan interactuar e intercambiar recursos para crear valor conjunto. El diseño de estas plataformas de compromiso –que pueden darse offline u online-  debe permitir el diálogo, la transparencia y el acceso ilimitado a la información, lo que conduce a beneficios y riesgos compartidos en los procesos de co-creación. Por otra parte, se puede crear un espacio de co-creación de forma temporal como los talleres de futuro, los hackatones, innovation jams, etc; de esta forma, la co-creación tiene un carácter de proyecto con un comienzo y fin determinados. Otros espacios de co-creación tienen un carácter más bien permanente, como los espacios de coworking, incubadoras, y a escala territorial los ecosistemas de emprendedores o las ciudades co-creativas.

 

Los elementos esenciales para crear un Laboratorio Ciudadano

La puesta en marcha de los laboratorios ciudadanos no se puede realizar de un día para el otro y requiere seguir ciertos pasos generales. Este proceso no tiene una duración predeterminada y puede variar según la escala y objetivos del Laboratorio. Sin embargo, de acuerdo al Media Prado Lab -un importante Laboratorio de Innovación Ciudadana de España y del cual te vamos a contar más en la próxima nota- pueden establecerse 3 grandes etapas:

 

La pre-producción del Laboratorio de participación ciudadana

La etapa previa a la ejecución de las actividades del laboratorio ciudadano conlleva una serie de diversas tareas, entre las cuales se incluyen:

  • Co- diseño: en esta primera etapa se convocan a diversos actores para pensar y crear el futuro laboratorio. Deben definirse cuestiones centrales cómo qué formato tendrá el Lab, dónde y cuándo se realizará, qué temática principal tendrá y qué desafíos buscará resolver, cómo se financiará, etc.
  • Definición de los agentes implicados: es muy importante definir equipos de trabajo para llevar a cabo todo el proceso e identificar posibles colaboradores y colaboradoras. Comúnmente, un Lab Ciudadano involucra a un equipo de coordinación, mentores, promotores y colaboradores.
  • Mapeo de iniciativas ciudadanas afines: resulta de gran utilidad conocer otras iniciativas que tengan contacto con la temática a trabajar para que los agentes involucrados puedan sumarse al nuevo Lab y/o ayudar en la difusión de la convocatoria.
  • Armado y difusión de convocatorias: no solamente hay que convocar a los y las participantes sino también a mediadores y colaboradores que darán apoyo durante distintos procesos del Lab. Dentro de este hito, hay que considerar procesos básicos y sumamente importantes como la redacción de textos de convocatoria y formularios de inscripción, la creación de bases de datos, y los mecanismos de difusión. Es importante tener en cuenta que al final de esta etapa deberán seleccionarse los proyectos que participarán del Lab.
  • Preparación de herramientas de trabajo: antes de la inauguración hay que dejar todo listo para recibir a quienes participen y para desarrollar las actividades con éxito. Para ello, primero hay que estimar las necesidades de mobiliario, logística y materiales, luego obtenerlas y finalmente dejarlas instaladas y/o preparadas en el espacio donde se desarrollará. ¡Importante! Las actividades online también requieren una preparación previa (contratación de plataformas, preparación de salas u herramientas de trabajo colaborativo, etc).

 

La producción del Laboratorio Ciudadano

  • Preparación del espacio: la idea es dotar a los espacios de los elementos e infraestructura necesaria pero siempre procurando que sean lo más flexibles que se pueda -asignarle funciones a todo previamente limita el futuro uso que los participantes puedan darle.
  • Inauguración del taller de prototipado: siempre es una idea tener un momento de apertura formal. En él, además de dar la bienvenida a todos los participantes y al público en general, se presentan a todos los equipos de trabajo y se dan las pautas generales de organización.
  • Desarrollo de prototipos y validación: los participantes se reúnen para crear un producto mínimo viable que buscará solucionar una problemática. El proceso puede incluir fases de investigación, diseño, mapeos, y muchas pruebas de ensayo y error. Una vez realizado, es necesario generar una instancia de validación con la comunidad afectada, para recibir comentarios que permitan mejorar los prototipos.
  • Actividades transversales (mediación, mentorías, documentación): a lo largo del evento suceden otras actividades complementarias donde los equipos reciben apoyo para organizar, mejorar y registrar o documentar las distintas acciones y etapas que cada equipo atraviesa.
  • Presentación final de proyectos: esta es una de las actividades más importantes. Cada equipo presentará sus resultados en un tiempo acotado, ante las comunidades afectadas, demás participantes y el público en general. Se recomienda hacer una invitación pública para que la mayor cantidad de gente pueda sumarse.
  • Cierre del taller: en algunos casos se realizan fiestas, en otros eventos pequeños. Lo importante es generar un espacio para que los participantes puedan compartir y disfrutar un último momento juntos.

 

La post-producción de la innovación pública

  • Cierre y organización de la documentación: uno de los grandes objetivos de este tipo de eventos en generar conocimientos abiertos a la comunidad y contribuir a una “cultura libre”. Por eso, resulta esencial reunir y organizar la documentación generada durante los talleres y disponibilizarla de forma pública.
  • Evaluación del proceso: los labs nos dejan muchos aprendizajes y por eso, finalizados los talleres, hay que evaluar qué salió bien y qué se puede mejorar. El diseño de indicadores que nos permitan medir y luego comunicar aspectos importantes –como la heterogeneidad de participantes, nivel de innovación, entre otros- son de gran ayuda.
  • Evaluación de vías de continuidad: las comunidades y sus prototipos pueden seguir interactuando, mejorando y creciendo luego del laboratorio. De qué manera hacerlo y/o como impulsarlos es un tema muy relevante a discutir.

 

Si te interesan los Laboratorios Ciudadanos, ¡estate atent@!:

La semana que viene te contamos sobre los principales Laboratorios de participación ciudadana del mundo, qué tipo de soluciones resultaron de ellos y cómo se adaptaron a la nueva normalidad.

Podés seguirnos en LinkedIn para enterarte cuando publiquemos una nota nueva.

Innovación Novedades