Noticias del Ecosistema

Del 5G al 6G: ¿qué sabemos de estas nuevas tecnologías?

Del 5G al 6G: ¿qué sabemos de estas nuevas tecnologías?

Autor: Parque de Innovación

En los últimos años, varios países, empresas e instituciones trabajan en el desarrollo de la quinta generación de redes móviles -o 5G-, una tecnología catalogada como “revolucionaria”. De hecho, ese desarrollo pasó a ser más bien una álgida carrera con implicancias geopolíticas. A pesar de que esta red todavía no está activa en la mayoría de los países, ya comenzamos a ver avances en relación al 6G, como el que anunció la compañía Samsung en julio de este año.

En esta nota queremos contarte qué es el 5G, por qué es importante y qué nos permitirá hacer. Además, te adelantamos cómo se espera que sea el 6G y cuál será su impacto.

¿Cómo funciona el 5G?

El 5G combina una alta velocidad, baja latencia y un poder de conectividad masiva para ofrecer servicios específicos. Es una red basada en software y dado que opera en la nube, puede reemplazar la necesidad de instalar cables para su uso.

La latencia es el tiempo que requiere un dispositivo conectado hacer una solicitud al servidor y obtener una respuesta. Con el 4G la latencia es de 50 milisegundos, y ese número baja a casi 0 con el 5G. En realidad, el tiempo es de 1 milisegundo, pero esto es imperceptible para el ojo humano. Además, el 5G tendrá un ancho de banda mayor, que permitirá que más dispositivos usen una conexión sin perjudicar la velocidad de carga y descarga.

Para tomar dimensión de la velocidad, si una película de 2 horas tardaba 26 horas en ser descargada con 3G, con 4G pasó a demorar 7 minutos pero con 5G lo haría en ¡sólo 5 segundos!

Otra característica distintiva del 5G es que opera en una nueva radio-frecuencia, distinta a la de generaciones anteriores, por lo cual requiere la actualización de infraestructura de telecomunicaciones. A pesar de tener una radiofrecuencia distinta, en la primera etapa de desarrollo, los dispositivos utilizarán la red 4G para poder conectarse a la 5G. Este tipo de técnica se conoce como NSA o “non standalone”.

Bajo esta modalidad comenzó a instalarse el 5G en los Estados Unidos, aunque a principios de agosto de este año, T-Mobile anunció la instalación de la primera red Stand-alone del país. La no dependencia del 4G para funcionar es el segundo paso del desarrollo del 5G. En Latinoamérica se espera que la adopción sea más lenta. En Argentina en particular, Mats Granryd, Director de la asociación GSMA, declaró en el Mobile Congress 2019 de Los Angeles que la red podría llegar entre 2021 y 2022. A pesar de que se proyecta que en 2025 la adopción del 5G en el país aún sea incipiente, varias compañías de telefonía ya se encuentran realizando pruebas.

El potencial impacto del 5G en startups y nuevos emprendimientos

Tal como sucedió antes, cada nueva generación de conectividad introdujo y habilitó enormes mejoras en la productividad y competitividad. Esto aplicó no sólo a empresas sino a instituciones de todo tipo, países y ciudades.

El 5G actuará nuevamente como el combustible para impulsar a las nuevas tecnologías. Sólo que esta vez ese combustible es enormemente más poderoso. Se espera que su adopción cree una convergencia más profunda entre las industrias y las telecomunicaciones móviles.

En perspectiva, la adopción del 4G trajo consigo nuevos emprendimientos de alto crecimiento. Cada vez es más usual y predominante el uso de aplicaciones móviles en múltiples industrias. Desde el e-commerce, el home banking, los dispositivos inteligentes en el agro, trazabilidad en tiempo real en logística, delivery, nuevas formas de transporte, y un gran etcétera. De hecho, la disrupción fue tal que cambió la ecuación de acceso a internet: ahora, a nivel global, más gente se conecta y realiza sus operaciones desde su teléfono por sobre otros dispositivos.

Si a esa base le duplicamos la velocidad y le damos más estabilidad, la transformación puede ser enorme: desde la creación de una nueva modalidad de transporte, con autos que se conducen a sí mismos, hasta delivery por drones, servicios de cuidado de la salud, streaming en vivo, realidad extendida, eGames, y la lista sigue.

Futurista como suena, algunos de estas aplicaciones ya están siendo testeadas. Tal es el caso de los vehículos autónomos. Esta nueva modalidad de transporte, que promete tener su boom en 2025, se basa en soluciones de machine y deep learning que permiten automatizar el manejo. Por ello, el software tiene que ser capaz de percibir, procesar y responder a los estímulos externos de manera instantánea. Cada fracción de segundo es de vital importancia. El 5G permite una conexión lo suficientemente estable y rápida para que sea significativamente más seguro.

De todas maneras, a pesar de que podemos vislumbrar ciertas innovaciones en industrias concretas, el 5G habilitará posibilidades que, tal como pasó con las tecnologías anteriores, no somos capaces de anticipar. Además, permitirá a las industrias ya existentes llevar sus productos y servicios a un nivel de sofisticación sin precedentes.

Los Parques Científico-Tecnológicos impulsan el desarrollo del 5G

Como te venimos contando, en el mundo existen diversos Parques Científico-Tecnológicos que se dedican a impulsar el desarrollo de la ciencia y la tecnología. Por ello, son actores clave para testear y perfeccionar tecnologías como el 5G.

En noviembre del año pasado, el Parque Científico de Singapur anunció una gran apuesta para impulsar el desarrollo del 5G. Se trata de una alianza público-privada entre el Parque, el Gobiernos y empresas para desarrollar, testear y exhibir las capacidades de Smart City del país. Para ello, tanto la IMDA – la Autoridad de Desarrollo de Comunicaciones de Singapur- como la Fundaciones de Investigación Nacional aportaron 40 millones de dólares en este proyecto.

El rol del Parque es actuar como un “laboratorio viviente” o Living Lab para el testeo de nuevas tecnologías y proyectos de gran escala antes de que salgan al mercado. Uno de los enfoques principales de esta iniciativa se centra en las soluciones de movilidad inteligente e incluye el testeo de vehículo autónomos, infraestructura de telecomunicaciones específica y soluciones para mejorar la experiencia dentro del auto.

En otro punto del mundo, el Parque Científico de la Universidad de Bangor, Gales, inauguró un Centro de Investigación de 5G en enero de este año. El nuevo Centro – el Digital Signal Processing (DSP) Centre of Excellence– busca aumentar la banda ancha, reducir la latencia y aumentar la densidad de conexión para lograr una red más elástica y adaptable. Para ello, el Centro cuenta con la participación de profesores e investigadores tanto de la universidad como de actores clave de la industria, tales como Fujitsu, Huawei, TWI, Comtek, entre otras.

La inauguración del CSP contó con el apoyo financiero del Gobierno de Gales, que aportó una suma de 4 millones de Libras. Se espera que su accionar sea clave para posicionar al país como líder global en tecnología 5G.

Los desafíos del 5G

A pesar de los enormes beneficios que supone, su adopción tiene varios desafíos. El primero de ellos es la ciberseguridad. Mantener la información segura y tener protocolos robustos y actualizados es EL desafío de la mayoría de las tecnologías emergentes, tal como ya te contamos en esta nota. Esta cuestión continúa generando rispideces entre los países, en particular entre China y los Estados Unidos.

Otro enorme desafío se relaciona al costo de instalación de la infraestructura necesaria. El 3G y 4G contaban con la ventaja de que podían operar en la misma frecuencia que la generación anterior, las televisiones y otros servicios ampliamente utilizados. El 5G, en cambio, opera en una frecuencia distinta, por lo que se debería construir nueva infraestructura.

¿Qué sabemos del 6G?

Puede parecer apresurado hablar de 6G cuando el 5G todavía se encuentra en desarrollo. Sin embargo, el 5G también comenzó a estudiarse cuando el 4G recién estaba saliendo al mercado. Además, el tiempo trascurrido para la creación, desarrollo y perfeccionamiento entre cada generación se fue haciendo cada vez más corto: el 3G tardó aproximadamente 15 años mientras que entre el 5G sólo tardó 8.

Samsung Electronics anunció que este año ya comenzarán las investigaciones sobre el 6G “a escala completa” y pronosticó que estará disponible para 2028. No es extraño que el impulso provenga de una compañía surcoreana, dado que el país es líder en telecomunicaciones y tuvo un papel clave en el desarrollo del 5G.

La compañía proyecta que esta nueva generación tendrá una velocidad máxima de 1.000 gigabits por segundo, es decir, 50 veces mayor a la del 5G, y una latencia menor a los 100 microsegundos. En su White-Paper, definen tres categorías centrales de desarrollo: rendimiento, arquitectura y confiabilidad. Si bien dimensionar el impacto que tendrá este nuevo avance tecnológico es muy difícil en este momento, Samsung destacó que la Realidad Extendida será protagonista y logrará ser realmente inmersiva.

Samsung no es la única empresa que ya trabaja en el 6G. Los departamentos de I+D de otros gigantes como Huawei, Nokia, Ericsson, LG y Telecom también estarían realizando investigaciones en el área.

 

Las nuevas generaciones de redes móviles aún se encuentran en un desarrollo incipiente, pero el 5G ya está llegando a varios países y comenzando a impactar diversas industrias y a generar nuevos desarrollos. Si bien en América Latina su arribo será más tardío, podría comenzar a instalarse a partir del año que viene.

A pesar de ello, las principales compañías de telecomunicaciones ya trabajan en el desarrollo del 6G. Como vimos, los tiempos entre cada generación se han acortado sistemáticamente y, siguiendo esa premisa, es probable que una nueva generación superadora no tarde en llegar. Que el 6G llegue en esta década aún no es una certeza pero lo que sí es seguro es que su impacto será mucho mayor del que hoy podemos imaginar.

 

 

Novedades Tecnología