Noticias del Ecosistema

Nuevos paradigmas: la innovación abierta

Nuevos paradigmas: la innovación abierta

Autor: Parque de Innovación

El cambio tecnológico impactó y modificó la forma de producir, de interactuar, de vivir y de pensar de todas las sociedades. En este proceso, la innovación se transformó y adquirió un lugar central y casi obligatorio.

En esta nota vamos a hablar sobre uno de los nuevos paradigmas de innovación surgidos gracias al cambio tecnológico: la innovación abierta. Te queremos contar qué es, cómo surge y por qué es tan necesaria hoy en día.

Nuevos contextos para la innovación

En 1990, si bien la capacidad tecnológica era mucho mayor que en décadas anteriores, los costos seguían siendo elevados y la capacidad aún era limitada. Sin embargo, los avances en distintas áreas clave como la capacidad de almacenamiento, del ancho de banda, de los transistores y de los procesadores tuvieron como correlato una disminución exponencial en los costos económicos y de entrada al mundo tecnológico.

Este cambio tecnológico acelerado cambió la matriz productiva de varios países. Para 2010, 2 de las 5 compañías de mayor valor de la bolsa de los Estados Unidos eran tecnológicas. Hoy en día, tan sólo 10 años después, ese top 5 se compone enteramente de empresas tecnológicas. Aún más, el valor de todas las empresas tecnológicas sumadas más que cuadruplica el de aquellas de 2010.

El nuevo contexto resultante democratizó la información de la empresas, conectó a trabajadores de todo el mundo y acortó los ciclos de vida de los productos y las instituciones. Estos –y muchos otros- cambios tuvieron como correlato una necesidad de actualizar y eficientizar la manera en que las instituciones innovaban, cambiando un esquema cerrado por uno mucho más abierto. En ese nuevo paradigma de innovación surge lo que se conoce como “Innovación Abierta”.

Entonces… ¿Qué es la innovación abierta?

El término fue acuñado por el profesor Chesbrough, experto en el área, quien lo define como el uso intencional de conocimiento externo e interno para acelerar la innovación interna y expandir mercados para innovar externamente. La innovación abierta propone una nueva dinámica frente al modelo tradicional de innovación.

En el modelo tradicional de innovación cerrada, la innovación se daba en el plano interno y se traducía en el desarrollo –interno también- de nuevos productos o servicios. Todo el proceso era promovido en forma vertical y había cierto recelo para “proteger” las nuevas ideas.

Para explicarlo de una manera más visual, suele representarse al proceso de innovación como un embudo como el que se ve a continuación. Podemos ver allí un modelo simple donde ingresan una serie de ideas de base científico-tecnológica, se testean y desarrollan las que resultan más viables.

Fuente: bbvaopenmind.com

En este esquema, todo sucedía dentro de la empresa, que debía hacerse cargo de armar un equipo de expertos, financiar y producir los desarrollos, lanzarlos al mercado y comercializarlo. Además, todos estos procesos eran protegidos con mucho recelo por la compañía, para que no fuera conocida por la competencia antes de estar en el mercado.

En contraposición, el de la innovación abierta es un modelo mucho más complejo. Continúa siendo un embudo, pero con paredes porosas. Si antes estábamos frente a un proceso lineal, ahora nos encontramos con diversos actores que intervienen y aportan ideas en distintas etapas del proceso. Las ideas que ingresan son internas pero también externas. En el desarrollo ahora aparecen inversiones de capital para brindar apoyo.

De este proceso también pueden resultar spin outs, es decir, nuevos proyectos o empresas que surgen de otros anteriores o de la separación de una división o departamento de otra empresa. La tecnología, a su vez, está presente en todo momento.

Fuente: bbvaopenmind.com

Los distintos tipos de innovación abierta

Dentro de la innovación abierta hay dos tipos de procesos esenciales y cada uno tiene sus particularidades. El primero implica innovar de “adentro hacia afuera” mientras que el segundo lo hace de “afuera hacia adentro”. Lo que suele suceder en la práctica, es que en las alianzas colaborativas que se producen con el fin de innovar estos procesos suceden en paralelo y se retroalimentan.

La Innovación de adentro hacia afuera tiene como fin compartir conocimientos específicos –como ideas, procesos, etc- ya existentes dentro de una organización con actores externos a ella. Esto puede incluir el otorgamiento de licencias externas, transferencias de derechos, la promoción y apoyo al surgimiento de spins-offs, y al desarrollo de programa de “open source” o de fuente abierta.

Innovar “de afuera hacia adentro” consiste en la incorporación de conocimiento externo proveniente de otra empresa, institución, o del ámbito científico para mejorar tanto los procesos como desarrollos puntuales de una organización. Este proceso implica que la organización comparta con uno o más actores sus procesos de innovación para recibir contribuciones externas que la ayuden a mejorar.

 

La innovación abierta es más que una simple colaboración entre dos empresas y no es algo exclusivo de ciertas industrias o de las grandes corporaciones. El proceso de innovación cerrada, paradigma del siglo anterior, suele ser más lento y no cumplir con las demandas de un mundo que se mueve a un paso muy rápido. La innovación abierta es una manera de acelerar la innovación.

Entre sus grandes beneficios se destaca el hecho de que ayuda a que una misma organización no tenga que cargar con la responsabilidad de realizar grandes inversiones para innovar. Además, se evitan los altos costos por patentamiento, se reduce la cantidad ideas desechadas y el gran riesgo debido a la asignación de recursos de largo plazo.

En la próxima nota nos centraremos en el Corporate Venturing, es decir, en los procesos de innovación abierta en el mundo empresarial. Te contamos cómo se complementan las grandes empresas y las startups y cuáles son los principales mecanismos que se utilizan. Para no perdértela, seguinos en LinkedIn 

Innovación Novedades